TIEMPO ATRÁS

Los contratos son los padres

De un tiempo a esta parte no hay un día en el que no se mencionen las cifras del paro y la jungla en que se ha convertido el mercado laboral. Personalmente, no me encuentro ni de lejos en la peor de las situaciones que existen a pie de calle, pero tras dos meses escasos de “búsqueda activa de empleo” he sacado varias conclusiones:

Para empezar, tener un buen currículum hoy en día significa muy poco, puesto que hay tantos buenos cv como estrellas en el firmamento.
Lanzar a quemarropa el cv por internet es tan necesario como inútil. Las empresas solo te contratan si has sido seleccionado por la ETT que tienen subcontratada pero por mucho que pases el corte de la empresa de reclutamiento, nunca accederás a la empresa si no conoces a alguien dentro. Por otro lado, la proliferación de especialidades y de titulaciones hace que los aspirantes indiquemos unos términos en nuestros formularios que tendrían gran sentido para nuestro potencial jefe pero que no significan absolutamente nada para el último becario de la ETT intermediaria.
Otro de los puntos claves de nuestro mercado laboral es la hipocresía absoluta de la experiencia. La reflexión a extraer es la siguiente: para conseguir experiencia tienes que tener recursos necesarios para poder permitirte trabajar sin ganar dinero y no se te ocurra “desperdiciar tu talento” sacándote un dinerillo con un trabajo no- cualificado por que se considera que has perdido el contacto con tu área laboral y por lo tanto ya no sirves.
En una entrevista, a la pregunta ¿Que has hecho estos últimos meses? No hay respuesta correcta.

Todos los que nos encontramos en la misma situación hemos oído hasta la saciedad frases lapidarias como -la motivación es todo- y tu afirmas y por dentro te preguntas como se puede demostrar motivación en un formulario de desplegables. Y también – el cv es un gancho, tú consigue la entrevista- cuando todos sabemos que el porcentaje de entrevistas que se conceden hoy en día es mínimo por no decir ínfimo.

Algunos nos llaman l“generación perdida”; sobre cualificados y carentes de experiencia para trabajos no cualificados y avasallados por las nuevas generaciones de licenciados frente a los puestos “de lo nuestro”Creo que tanta adversidad puede ser la clave de nuestro éxito.

Creo que si sobrevivimos a esto podemos lograr cualquier cosa. Debemos ser capaces de idear nuevos sistemas de comer caliente, ya que en el establecido no encajamos. No tenemos nada que perder y por lo tanto todo por ganar. Probablemente aquello a lo que no te dedicaste porque “tenía pocas posibilidades” o ” eso es un hobbie, no un trabajo de verdad”  actualmente tendría el mismo porcentaje de empleabilidad que los más ilustres oficios, así que, ¡¿por qué no?!
Estoy convencida de que nuestra generación va a ser capaz de crear negocios geniales y desarrollar nuevas formas de vida en las que primen otros criterios que los actuales.
El sistema está colapsado y prueba de ellos es que en las ciudades se vuelve a comprar la fruta a los pueblos para dejar de comer plástico, los negocios y cursos de “do-it-yourself” suben como la espuma, la red entera es nuestro centro comercial y todos vivimos en  dos planos: a tierra e internet. Un cambio se está fraguando y nosotros tenemos que ser los protagonistas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.