AKELARRE

Ítaca

Hace poco me regalaron este poema escrito por C.P. Cavafis, en un libro ilustrado por Federico Delicado y publicado en 2015 por Nordicalibros. itaca.png

En él Cavafis nos recuerda la importancia de vivir el viaje y de no esperar demasiado del destino, porque puede que lo más importante  haya quedado en el camino.

Al leerlo no puedo evitar pensar si es realmente posible sacar lo mejor de ese viaje o es una mera utopía.

Vivimos en la era de la inmediatez, nos adiestran para cumplir nuestras metas, una detrás de otra: -colegio – carrera – trabajo – boda – hijos – jubilación – final -. Estudiar memorizando sin enterarte de lo que lees, agarrarte a un trabajo sin preguntarte si te gusta, y así, una decisión tras otra hasta que ya no queda nada por hacer.

Los artículos cada día son más breves,  las noticias más esquemáticas, los platos más precocinados. Puedes pasar por la vida sin cuestionarte ni tus filios ni tus fobias, ni tu religión, ni tu cultura; y si en algún momento te da por pensar, siempre habrá una televisión que se encienda y aplaque las ideas.

En el mundo que nos rodea,  ¿Es posible tan siquiera mirar por la ventanilla en el viaje? Obsesionados con el control y la anticipación; la incertidumbre aterra. Lo que no está en la lista de “To Do Things” no figura en el mapa y esa lista es inmensa y nos ocupa toda nuestra existencia sobre la tierra, pero en ningún punto incluye el deber de vivir.

 Soy una víctima del cine moñas y como tal, yo también he visto “come, reza, ama”. Dejando de lado otras muchas connotaciones de la película, creo que todo el que la ha visto se ha planteado inevitablemente hacer un viaje al otro confín de la tierra y dedicar tres meses a meditar y aprender a disfrutar. Pero esta idea, igual que los viajes sabáticos sorprendentemente comunes entre los estudiantes europeos, requiere dinero suficiente que te permita no trabajar y un hada madrina que te devuelva tu trabajo a la vuelta; conclusión, esta idea queda descartada por su inviabilidad práctica.

Por lo tanto, si recapitulamos un poco, podríamos resumir que lo que nos espera es una vida de cumplir expectativas,  con un final que concluiremos deprimente y una depresión posterior porque lo bueno del viaje estaba en el camino.

Supongo que para averiguar si la sentencia anterior es cierta, tendría que fijarme más en aquellos que tienen el final más cerca o en esas personas que se curan de enfermedades terribles y que cambian completamente, al recibir lo que consideran una segunda vida. ¿Por qué será? ¿Qué es lo que se me escapa?

Cuando mi tío me puso este libro en las manos lo llamó “el paraíso que disfrutamos” y si me paro a pensar, es cierto, la vida es muy corta y solo es una, y alberga cosas verdaderamente maravillosas; es tan solo que a veces no las puedo ver. El día apropiado para empezar a vivir nunca llega y probablemente esté perdiendo un tiempo del que me arrepienta;IMG_2399 supongo que espero levantarme una mañana y ver las cosas de un gris menos oscuro; supongo que con desear ver las cosas bien no sirve; supongo que hay algo que tengo que cambiar, pero no sé cómo hacerlo.

Terminar así esta entrada solo provocaría perder lectores o crear adictos al prozac y por ello, y de todas las retahílas motivacionales, entre el “hoy puede ser un gran día” y otras más, hay una que verdaderamente me gusta y me parece apropiada para acabar por hoy. Y es que como dijo el Maestro Oogway:

“El ayer es historia, el mañana es un misterio, el hoy es un regalo, por eso se llama presente”

Kung Fu Panda

*Ilustraciones de Federico Delicado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.