LIFESTYLE

Wild in the Inside

El amanecer en una playa desierta y bañarte desnuda en el mar. Dar una bocanada de aire fresco en la en la cima de un monte. Despedir al sol frente al mar. Pasar horas y horas en el jardín hasta que el relente te mande ponerte un jersey, pero siempre con los pies descalzos.

img_7088-e1536073838826.jpg

Eso es, siempre descalza. Sentir la hierba, jugar con la arena, chapotear en el mar.

Esas son las cosas que me hacen sentir bien en verano. Si bien como ya se ha hecho costumbre desde que vivo en Madrid, un año más, he visto pasar el verano desde la oficina pero nunca desperdicio la oportunidad de hacer cualquiera de estas cosas.

Formo parte de ese grupo de gente que sueña con una Volkwagen Bully, roja para ser más precisos. Con ir de playa en playa buscando sitios poco concurridos y con que las horas del día las marquen el sol y las mareas. Vivir descalza. Como resumió Calderón los sueños, sueños son, pero no pasa nada por acercarlos por unas horas.

DSC_0094

Mientras la gente normal coge sitio en la playa para poner la toalla y se tuesta al sol vuelta y vuelta, a mí no hay nada que más me guste que ir a las horas contrarias. Desde pequeña voy a bañarme con aita a última hora del día a un lugar cerca de casa. Durante el día está abarrotado pero si vas a la hora justa… todo cambia.

IMG_7651

Este año a cuenta del gimnasio me he acostumbrado a despertarme a 6:30h de la mañana, sea el día que sea, lo que me ha permitido descubrir sin esfuerzo que a esas horas, desierta y con la fresca, la playa de al lado de casa es capaz de transportarme a la playa más magnética de Nueva Zelanda. Misma sensación en la piel.

Algún día volveré junto al mar y mis días empezarán y terminarán así, con un baño que te limpie las malas energías del día, tan frío que te contraiga todos los músculos para ir a dormir sintiendo el peso del cuerpo. Que la naturaleza forme parte de la vida diaria sintiendo que formas parte de la tierra. Con tiempo para respirar el aire puro.

DSC_0165

Algún día, también es un sueño. Pero para eso son los días de verano, no? Para soñar, dejarse llevar y sentirse bien.

Always feeling Wild in the Inside

9A89827F-F5F6-4157-B742-B1A1E18DC6C2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s